Browsed by
Author: Javier Bicicleting

Ciclista busca aparcamiento

Ciclista busca aparcamiento

Entraba poco a poco en el interior de este país que  tiene una superficie tan inmensa que en ella cabrían 17 Españas…

brasilespaña

…y cuando pretendía ubicar mi posición sobre el mapa de papel después de una larga jornada sobre la bicicleta me daba la impresión de que no avanzaba.

Me dirigía al estado de Mato Grosso, y durante la travesía pude disfrutar de pueblos que,  por lo de ahora, muestran su pasado colonial y mientras recorría caminando sus calles pude adivinar su historia  en cada calle, en cada casa, en cada edificio, en cada iglesia…

_DSC2661

A pesar de encontrarme en la misma latitud que en el estado de Bahía, y donde estaban en temporada seca, aquí estaban en mitad de la época de  lluvias, y gracias a ellas y a las tormentas el calor  me daba un respiro…

_DSC2273

Comprobé que los brasileños estaban siendo  increíblemente amables y hospitalarios y me encantaba disfrutar de esta agradable rutina.

Gente con poco me ofrecía todo…

_DSC2282

…pero una noche buscando un lugar donde acampar abandoné la carretera para adentrarme por un camino de tierra entre cultivos de soja y al final acabé metido en una granja.

Una de las personas encargadas de vigilarla, Éder, me advirtió que dentro del recinto no podría acampar, y  le pregunté que si podría acampar fuera, en el camino, escondido detrás de una maquina cosechadora y montar allí la tienda, que aunque estaba bastante cerca del asfalto quedaría lo suficientemente protegido como para que no me vieran los muchos coches que no dejaban de pasar por la carretera.

Éder no puso ningún inconveniente y además me ofreció utilizar el cuarto de baño de su casa de guardés dentro de la finca y donde, si quería, yo podría ducharme. Cuando terminé me reuní con él y su familia y pude ver los  últimos 10 minutos  del partido Barcelona-PSG en el que Neymar fue el artífice de la victoria del equipo culé en un partido de Champions.

Casi anocheciendo con Venus apareciendo el el cielo,cogí la cámara y fui a hacer una foto a una nube gigantesca que esa misma tarde había dejado una gran  tormenta y que no acababa de irse.

Era el momento del ocaso y en el cielo se reflejaban destellos de luz de colores vivos e intensos que provocaban los últimos rayos del sol que se colaban por el horizonte henchido de colorido.

Nunca dejará de sorprenderme  la rapidez, en estas latitudes, con la que se pone el sol y aparece la oscuridad; a la vez que he comprobado que no hay dos atardeceres iguales.

Un poco más tarde ,vestido con  solo con unos calzoncillos limpios que todavía olían a detergente, removía los macarrones que estaba cociendo socorrido con la luz de mi linterna, cuando vi como se acercaba un coche de la policía militar con las luces de emergencia encendidas y que se adentraba por el camino de tierra en el que yo estaba acampado, cerca de la entrada de la granja.

Pararon el coche a escasos metros delante de mí y encendieron los focos así alumbrándome para observarme bien. Vieron a un hombre semidesnudo  armado con una cuchara de madera en la mano,y  me advirtieron que no podía acampar en ese lugar.

Me pareció todo muy extraño ya que Éder me dijo donde podía montar la tienda y dejó que me duchase en su casa y que hacía no mucho,antes de cerrar la verja, se había acercado a darme  una botella de agua fría.

Sin alterarme ,deslumbrado por el foco del coche militar que me apuntaba,  yo en mis calzoncillos , escurrí el agua de los macarrones para que no se pasaran, y empecé a desmontar la tienda a la vez que les explicaba que de habérmelo dicho antes hubiera tenido tiempo de buscar otro lugar donde acampar. De todas formas entendía perfectamente que hubieran cambiado de opinión y de que pasaran a desconfiar de un extraño que estaba acampado en la puerta de su finca, ya que al fin y al cabo, no es una situación que se les suela dar a diario.

Era de noche y no me gustaba estar en Brasil con la bicicleta buscando un sitio para dormir, y  le comenté a la policía mis preocupaciones respecto a mi seguridad; entendieron mi inquietud y opinaban lo mismo que yo,a lo que se ofrecieron a llevarme de vuelta a la ciudad donde estaba el cuartel.

Con la bicicleta subida en la parte trasera del coche, me llevaron de vuelta 15 kilómetros por la misma carretera que esa misma tarde había recorrido y que me había dado muy malas sensaciones al pasar por una pequeña ciudad llena de camiones y de gente de paso.

Me informan que me dejarán en un lugar no muy lejos de la comisaría  donde podré  pasar la noche tranquilamente…

_DSC2707

…solo que debo  irme antes de las 7 , ya que a esa hora comienzan a llegar los obreros.

Charlando en el coche con los policías me comentaron que hacía pocos días unos ladrones habían asaltado una granja cercana y asesinado a dos de los trabajadores, y que “alguien de la granja” me había visto hacer unas fotos y eso había levantado sus sospechas.

Desde luego que “el delator” no se podría imaginar la foto que estaba haciendo…

_DSC2702

 

Fue bonito mientras duró

Fue bonito mientras duró

Rodando por caminos de tierra volví a encontrarme con gente sin prisas…

_DSC2270

… que me recibían mostrándome sus sonrisas y abriéndome las puertas de sus casas …

_DSC2302

… a la vez que disfrutaba de unos preciosos paisajes me hacían sentir la persona más afortunada del mundo…

_DSC2303

Me metía por los lechos de los ríos…

_DSC2259

…empujaba la bici sobre la arena por caminos que no me daban tregua…

_DSC2640

…sin un solo trecho suave durante cientos y cientos de kilómetros, y mis piernas deseando encontrar una rellano asequible.

La naturaleza era fértil, generosa, exuberante…

_DSC2298

…y llena de vida…

_DSC2312

Tuve la sensación de habitar el lugar perfecto y eso me ayudó  a volver a sentirme dichoso y repleto de paz y confianza.

Volvía a dar más importancia al camino…

_DSC2215

…que al propio destino…

_DSC2346

…y los días pasaban sobre ruedas.

Todo resultaba fácil y ningún atardecer me costó localizar un lugar donde pasar la noche…

_DSC2680

A medida que avanzaba hacia el este el aspecto del paisaje comenzó a transformarse repentinamente y me provocaba angustia.Solo veía plantaciones de soja…

_DSC2568

…más soja…

_DSC2571

…y con un poco de suerte, maíz.

_DSC2569

Había desaparecido por completo toda la diversidad fecunda y exuberante que me acompañó  las semanas anteriores, y ni en los desiertos recuerdo haber visto paisajes tan ”muertos” como estos “eriales” que estaba viendo ahora.

Pasaron  días y semanas y lo único que logré ver a mi alrededor fueron monocultivos.

No me pude abastecer de agua en las acequias o cauces porque no era apta para el consumo humano por todos los abonos y pesticidas químicos que se han vertido (y siguen vertiendo) sobre las tierras de cultivo y que han acabado filtrándose y contaminando los acuíferos y han hecho que su consumo sea nocivo, y en ocasiones tóxico, y han convertido todas las capas de agua en veneno puro.

_DSC2740

Me causó mucha tristeza ver como la codicia del ser humano, una vez más, ha  maltratado la naturaleza y comprobar por mí mismo que es capaz de envenenar a su propia tierra para cultivar algo que ni ellos mismos van a consumir.

La mayoría de  se convertirá en pienso para ganado que se exportará a otros países o para alimentar coches con bio-diesel.

Por esto, solo por esto, todo merece la pena

Por esto, solo por esto, todo merece la pena

Me propuse volver a restaurar y lentamente mejorar el ritmo perdido, y que mejor destino, como primer objetivo, llegar al Parque Nacional da Chapada Diamantina, a unos 500 Km de distancia…

_DSC1503

En el camino tuve una aparatosa caída y aunque iba bastante rápido los daños fueron bastante menos dolorosos y aparatosos que los sufridos en mi última caída en Namibia, que me habían dejado de recuerdo once puntos en el brazo.

Ahora, y exactamente en el mismo lugar, sobre la marca de la última herida, el brazo sangraba sin parar, pero por suerte esta vez no necesitaría puntos y al revés que en Namibia, donde ni siquiera tenía venda, betadine o tiritas y tuve que echar lejía sobre la herida para desinfectarla; en esta ocasión el botiquín sí estaba repleto y recién provisto  por lo que pude limpiar la herida y mantenerla aseada hasta que cicatrizó completamente a los pocos días.

Es una de las cosas buenas que le ocurren a uno por tener una madre enfermera.

Por suerte esa parte del brazo no incomoda  demasiado para montar en bicicleta y pude seguir sin mayores complicaciones.

Había tardado solo 5 días en llegar desde Salvador  pero ya tenía ganas de dejar la bicicleta aparcada por unos días.

En mi mochila metí la tienda de campaña, hornillo, saco de dormir y algo de comida para sobrevivir varios días y me dirigí al “Valle de Pati” en el  corazón del Parque Nacional de la Chapada Diamantina con la intención de buscar una mayor conexión con la naturaleza y poner en orden mis pensamientos después de los desbarajustes que había sufrido mi vida en los últimos meses.

Mi amigo el ciclo viajero Albert Sans me había recomendado este lugar y me había dado todas las indicaciones posibles para que pudiese perderme por mi cuenta por valles espléndidos, bosques exuberantes, ríos caudalosos, acantilados enormes que se erigen sobre gargantas angostas y cuevas profundas.

De momento Brasil no me estaba emocionando pero tenía la sensación que ésta parada iba a marcar un antes y un después en mi viaje.

Y así fue como empecé a sorprenderme con los tesoros que almacena esta hermosa región.

A veces cuando más lo necesitas la vida te brinda las mejores oportunidades para darte ese empujoncito que a veces tanto nos hace falta. No suele llegar solo sino que hay que salir a buscarlo.

Necesitaba sentir ese  momento en el  que observas  y te empapas de todo lo que te rodea; y se te pone la piel de gallina y al mismo tiempo te saca una enorme sonrisa y te hace sentir la persona más afortunada del mundo.

Las caminatas por los valles…

_DSC1654

…los acantilados y los desfiladeros…

_DSC1593

… eran un punto de inflexión en esta etapa del viaje.

Volvía a sentirme como siempre.

Y de esos cuatro días  hubo un momento que nunca olvidaré.  Quedaban unas pocas horas de sol y me disponía a subir al Morro de Castelo. Llegué al atardecer a una gruta en la parte alta de la montaña desde donde pude observar un increíble paisaje a mi espalda…

_DSC1703

… alcancé la cumbre más alta durante la noche con la ayuda de mi linterna y la luz de la luna,  y durante el camino hice el mayor ruido posible para advertir de mi presencia a las serpientes despistadas, porque eran muchas las que había visto incluyendo una cascabel.

Y cuando llegué a la cima viví un momento extraordinario; porque fui consciente de que me había convertido en un espectador privilegiado de la sorprendente belleza que se desplegaba ante mís ojos para que la disfrutase y me asombrase. Con todo su esplendor y lleno de matices el paisaje logró estremecerme hasta erizarme la piel y es entonces cuando recordé los momentos difíciles que pasé para llegar hasta aquí, y me dije:

“Por esto, solo por esto, todo merece la pena”

dsc1786

 

Lo poco que me gustan las ciudades

Lo poco que me gustan las ciudades

Para salir de Salvador, de la manera más rápida posible, embarqué en un pequeño transbordador que me dejó en la isla de Itaparica en solo una hora. El horizonte que dejaba detrás de mi no tenía nada que ver con el lugar donde ahora me encontraba…

_DSC1462

…en la isla de Itaparica, con apenas 50.000 personas, me sentía en las antipodas de Salvador, que estaba solo a unas millas de distancia.

Las  playas eran magnificas y había una exuberante vegetación tropical con un ritmo mucho más lento.

Atrás quedaba la ciudad del Salvador con su multitud de edificios y sus tres millones de habitantes en esa colmena de asfalto y hormigón.

_DSC1482

Una vez en tierra ya lejos del agobio y la muchedumbre me tentó la idea  de disfrutar del lugar pero la deseché rápidamente. Tenía muchas ganas de avanzar.Hacer kilómetros.De volver a estar en movimiento sobre la bicicleta

No es que sienta especial aversión por las ciudades grandes de Brasil, que sé que son inseguras y atestadas de riesgos, sino porque después de tantos años las ciudades me parecen aburridas, caras y como es obvio llenas de inconvenientes y apuros para los ciclistas.

Unos tienen miedo a las arañas, otros al mar, otros a los espacios grandes y abiertos, y yo, a la entrada a las ciudades.

A excepción de algunas de ellas como Singapur,Kathmandu, Calcuta, Varanasi, y Ciudad del Cabo, puedo decir que no he visitado ninguna otra ciudad con la verdadera intención de conocerla, y cuando así ha sido lo he disfrutado tanto porque el momento me lo pedía, y ahora no era el caso.

Me imagino que habrá otros sentires, pero a excepción de los que os acabo de mencionar, solo las he visitado porque me he visto obligado a tener que tramitar visados, y en esta ocasión el motivo de pasar por Salvador de Bahía, no era  otro que haber sido elegido nuestro puerto de arribada a Brasil.

Cuando eché una mirada a mi mapa  de papel  advertí un enjambre de grandes ciudades y autopistas por toda la costa…

_DSC2753

…y  no dudé en planificar la ruta por el interior del país, en busca de un Brasil más rural, más tranquilo, más humano y aunque me vaya  sin ver sus playas esplendorosas, espero encontrarme con un Brasil más auténtico.

Siento que las ciudades deshumanizan un poco la gente, las vuelven más individualistas, más hurañas,con más miedo  y nadie se para en sonreír a aquel que viene por la misma acera, y si eres tú el que lo hace, te toman por bobo o por loco.

A medida que avanzaba hacia el oeste el calor se hacía más insoportable, y después de todos estos meses de parón las cuestas se me hacían más largas, más duras y agotadoras.

Todavía tenía en mi cabeza los prejuicios relacionados con la inseguridad y los apuros que me podría encontrar en Brasil.En las noticias siempre hablaban de asaltos,de secuestros, de narcos,de favelas violentas, y esas imágenes las llevaba guardadas en la cabeza, ya que Brasil era todavía para mi un lugar desconocido, y es eso el principio de todos los miedos.Lo desconocido.

De ahí, tal y como dijo Unamuno, “el racismo se cura viajando”, ya que al viajar conoces otras culturas,razas y religiones.

Me causaba desazón cuando al caer la tarde no hallaba  un lugar donde acampar tranquilo, y por primera vez en mucho tiempo al final de la etapa buscaba una “pousada” donde dormir, derrochando el escaso dinero que tengo de presupuesto.

Pero con el paso de los kilómetros y del tiempo veía que Brasil no era diferente al resto de los países en los que he estado, y dejé de percibir ese riesgo con el que me fui de Salvador y me fui relajando…

_DSC2229…poco a poco…

_DSC2570

Ahora,siempre sin bajar la guardia y dejándome guiar por el instinto,ya acampo donde me pille la noche y percibo que el miedo ahora lo tienen hacia mí: “el desconocido”.

Gente honrada (y maravillosa)

Gente honrada (y maravillosa)

Tenía que regresar a España y estaba buscando a alguien con el que pudiera dejar la bicicleta y las alforjas. Hablé con Guilherme, un amigo brasileño y antiguo compañero de colegio en Bruselas  que, por suerte para mí, aunque el viviera en Sao Paulo, tenía un amigo que vivía en Salvador de Bahía que  disponía de una casa lo suficientemente grande como para que yo pudiese dejar mis pertenencias sin  causarle grandes molestias.

En una mochila aparte (la azul) metí todo lo que me llevaría a España: ordenador, disco duro, cámara, objetivos, etc.

Todo.

Paré a un taxista fuera del puerto donde estábamos amarrados. Bill me ayudó a llevar mis cosas hasta el taxi  y una vez me despedí con pena de mi capitán, me dirigí  hasta la casa de Marcelo (el amigo de mi amigo) el que se encargaría de mi bici y las alforjas por una temporada  y desde  allí tendría que buscar otro taxi para que me llevase directamente al aeropuerto.

En la mochila azul que me iba a traer a España yo había guardado dos sobres  de 200 gramos de jamón ibérico que no llegamos a comernos en el barco, no sé por qué motivo, y antes de llevármelo de vuelta a España se lo quería regalar a Marcelo.

Marcelo me estaba esperando en la puerta de su casa cuando llegué. Él junto con el taxista me ayudaron a bajar las cosas. Pagué la carrera y pasamos al garaje para acomodar todas mis cosas en una esquina del garaje.

Cuando terminamos, Marcelo me invitó a pasar a la casa y  en el momento en el que yo quise darle los paquetes de jamón  fue cuando me di cuenta que la mochila que tenía que viajar conmigo a España no estaba; pensé que habíamos puesto todo en el maletero del taxi, pero la mochila estaba en el asiento de atrás, y se me había olvidado bajarla.

Salí corriendo a la calle en estado de shock y empecé a correr sin rumbo tratando de encontrar a aquel taxista por las bulliciosas calles de Salvador de Bahía donde ya era de noche.

Me di cuenta que me sería imposible. Paré de correr. Me encontraba desolado y comprobé que la suerte, en esta ocasión, me había esquivado. Había perdido todas mis cosas de valor.

Vi una farmacia y entré a comprar un cepillo y pasta de dientes.

Volví completamente abatido a casa de Marcelo para despedirme y para llamar a otro taxi para, ahora sí, que me llevase al aeropuerto. Solo llevaba conmigo el cepillo, la pasta de dientes y el pasaporte en mi bolsillo. Esta vez no tendría problemas de exceso de equipaje.

Llegué a Madrid sin nada. En el aeropuerto me convertí en un hombre sospechoso que llegaba desde Brasil sin nada de equipaje y con cara de pocos amigos.

A los dos días, Marcelo me mandó un mensaje acompañado de una foto desde Brasil diciéndome que el taxista había regresado a su casa  para entregarle la mochila y que estaba tal como yo la había dejado:  “con todos mis bienes”.

Marcelo le pidió su número de teléfono para que yo me pusiese en contacto con él cuando regresara a Brasil y le diese las gracias personalmente.

No pudo ser, porque a Marcelo le secuestraron una semana antes de mi regreso a Salvador y le robaron todo, desde el coche hasta su teléfono con todos sus contactos.

Antes de partir de Salvador, ya sobre la bicicleta, pasé por el mismo lugar donde aquel día paré al taxista. Pregunté por él a sus colegas, pero no pude localizarle, y con pesadumbre tuve que seguir mi camino sin poder darle las gracias personalmente.

¡Gracias!

14184458_531999516997373_6286977255868941366_n

¡Tierra a la vista!

¡Tierra a la vista!

 

Parecía que el momento de levar anclas y zarpar del puerto de Ciudad del Cabo nunca llegaría.

Esta vez no dependía solo de mí y de mi bicicleta y ya hacía más de 3 meses desde que, supuestamente, íbamos a salir la próxima semana.

Me dio tiempo para volver a España y pasar dos meses con mi hermana y familia. Despedirme más de 8 veces de los amigos que me había hecho en Ciudad del Cabo y que semana tras semana me decían: ¿Pero sigues aquí?

A finales de junio Bill, el capitán y dueño del velero que había aceptado llevarme en su travesía por el Atlántico Sur, me llamó a Madrid (donde yo estaba acompañando a mi hermana), y me dijo que finalmente, sí o sí, saldríamos en 5 de julio.

El 3 de julio yo ya estaba de vuelta en Ciudad del Cabo y  preparado para la singladura, solo quedaban dos días para nuestra supuesta salida. Bill salió a tomarse unas copas esa noche y lo atacaron y le robaron todo lo que llevaba encima y además le dejaron 3 costillas rotas y una brecha en la cabeza.

Él se planteó  posponer el viaje pero al ver que no podía renovar su visado no le quedó otra que atiborrarse de analgésicos (de morfina) para llevar mejor el dolor y decidimos, aun así, levar el ancla, izar velas y poner rumbo al oeste. Por fin zarpábamos  hacia “Las Américas”.

Parecía un sueño, la imagen de Ciudad del Cabo desapareciendo, y apareciendo, detrás de las olas que a medida que nos alejábamos del puerto y de la costa, parecía que estábamos en una montaña rusa. Hasta ese mismísimo momento no me había dado cuenta de la empresa en la que me había embarcado…

sale

La primera ventana de buen tiempo la aprovechamos para salir. Aunque ni el viento ni las olas (de más de 6 metros) no nos eran favorables por lo menos nos daría tiempo a dejar atrás la siguiente gran borrasca procedente del Polo Sur.

Salimos mar adentro en busca de los afamados vientos alisios que esperábamos encontrar  a 300 millas, frente a las costas de Namibia, y que desde allí, supuestamente, nos empujarían en la dirección que queríamos: hacia el noroeste.

A diferencia de lo que ocurre en el verano austral, esta célebre corriente de aire llega a tocar el continente en la región del Cabo, pero en invierno, hay que salir a buscarla junto con el fuerte oleaje originario de la Antártida.

Sentado en la cubierta del barco viendo desaparecer ese continente que tanto amo y en el que tanto he vivido, África desaparecía de mi vista a la vez que echaba por la borda el desayuno y cena de la noche anterior.

Estaba en mi ánimo no tomar nada para evitar el mareo, pero a medida que pasaban las horas y aumentaban de tamaño las olas crecían las posibilidades de encontrarme mal las 5 semanas de travesía. Al final decidí ponerme un parchecito detrás de la oreja y todos mis males desaparecieron…

DSC_0943

Los primeros días me resultaron molestos. El fuerte oleaje y un fuerte viento racheado que no paraba de cambiar de dirección.

Con cada ola que nos embestía, y no fueron pocas, parecía que queríamos surfear en medio de la mar. Bill estaba preocupado al ver las crestas de las olas que rompían y dibujaban el horizonte azul de blanco…

_DSC0784

Hacíamos guardias de tres horas de vigilia. Por el día no se presentaban inconvenientes,  lo pasábamos leyendo, pensando u observando el horizonte pero por la noche se nos hacía más complicado ya que en las cinco semanas de travesía no pudimos dormir más de tres horas seguidas. Nos hablábamos solo durante el relevo, además de pasarnos el parte meteorológico y de las novedades habidas durante nuestro turno, del estado del viento, del tamaño de las olas y de lo bonito que estaba el cielo plagado de estrellas nos intercambiábamos algunas palabras de cortesía  y nos deseábamos felices sueños (el saliente) y buena guardia (el entrante). Así cada tres horas.

Esta monotonía solo se rompió una noche. En mitad de una tormenta Bill vino a  despertarme, llego corriendo a mi camarote para avisarme que se había roto el foque  y que lo llevábamos colgado por la aleta de estribor. Teníamos que sacarlo del agua lo más rápido posible.

Me puse el arnés y cuando estuve bien atado y bien sujeto al “guardamancebos” y al candelero empecé  a tirar de la vela que estaba empapada para subirla, mientras Bill con el timón dirigía la proa del barco hacía las olas.

No sé cómo ni de dónde saqué las fuerzas pero conseguí subir la vela a cubierta y pude volver a mi camarote para seguir con mis dulces sueños, que todavía me quedaba un poco hasta mi turno de guardia.

Y ponerse el arnés era tan importante como salvarse de morir ahogado, pues una vez en el agua es prácticamente imposible que te vuelvan a encontrar.

Cada noche, cuando disfrutábamos de un cielo despejado (fueron mayoría), pude observar como las estrellas se ponían por el este y por el oeste aparecían nuevas constelaciones, y días tras día veía hacerse la luna un poquito más grande, o más pequeña y a Venus que siempre nos daba las buenas noches…

_DSC1439

Las noches más oscuras al salir a cubierta no se veía absolutamente nada. Solo se escuchaban las olas y el barco abriéndose camino entre ellas y percibías por las cabezadas del barco lo grande que había sido la última ola y por algún que otro “pantocazo”.

A  medida que nos alejábamos de la corriente del Atlántico Sur  y nos adentrábamos  en aguas más templadas, en esas noches de oscuridad plena y en el que el color del mar es negro, dibujábamos a nuestro paso una estela con el plancton luminoso, que al igual que en una pista de tierra levantas polvo, aquí iluminábamos la mar.

Cada noche miraba el cielo y me sobrecogía su inmensidad; me dejaba sorprender  por los cientos de estrellas fugaces que veía en ese firmamento limpio que me dejaba anonadado, eran tantas como los peces voladores secos que me encontraba al amanecer sobre la cubierta…

_DSC1324

…y por el día, quitabamos las velas, enfrentábamos el barco hacia el viento para que no avanzara, y me sumergía en la inmensidad del océano, sabiendo que debajo de mi tenía por lo menos 6000 metros de profundidad. Me inquietaba pensar mientras miraba a las profundidades y solo se veía un azul cada vez más oscuro,  qué habría por allí abajo…

DCIM116GOPRO

Hicimos escala en la isla de Santa Elena, una pequeña isla en medio del Atlántico entre África y América del Sur, con poco más de dos mil habitantes, y uno de los lugares más aislados del planeta.

Perteneciente al imperio británico y hoy todavía colonia fue el lugar perfecto para exiliar a Napoleon trás perder la batalla de Waterloo, y fue allí, en medio del océano, donde murió.

La isla tiene indudablemente carácter británico y a veces daba la sensación de estar paseando por alguna remota aldea de Gran Bretaña.

De formación volcánica y abrupto paisaje la convierte en una autentica fortaleza natural, donde su único acceso es por la capital, Jamestown, de unos 700 habitantes…

_DSC1179

Me desesperó un poco la idea de estar “atrapado” en esa islita ya que había recibido la maravillosa noticia desde España que mi hermana había encontrado finalmente un donante compatible, y que en las próximas semanas le harían el trasplante.

A pesar de eso, y de encontrarme a varias semanas del aeropuerto más cercano, me dispuse a disfrutar ya que nunca se sabe si se volverá a algún sitio, y Santa Elena, debido a su situación geográfica, no es uno de esos países a los que se suele volver.

Pasé los días disfrutando de este pequeño trozo de tierra en mitad del océano, de unas increíbles y desérticas caminatas…

_DSC1235

_DSC1220

.. y pude gozar del barco para mi solo en medio de un precioso mar  de aguas cálidas, cristalinas y plagadas de delfines…

DCIM116GOPRO

… mientras Bill pasaba los días en el único hostal de la isla a la espera de la llegada mensual del barco RMS St.Helena procedente de Ciudad del Cabo, el único medio de trasporte posible desde y hacia la isla, y coincidiendo en fin de semana el quería aprovechar para ver como era la noche isleña en el único pub del país.

Y a la vez que zarpábamos  y nos despedíamos de tierra firme con lluvia y mal tiempo, al mirar hacia atrás sobre el mar apareció un arco-iris…

_DSC1310

… y nos embarcamos en la segunda etapa de esta travesía por el Atlántico, empujados por los mismos vientos que quinientos años atrás llevaron a los navegantes europeos por las mismas rutas que seguíamos nosotros.

Avistar tierra después de cinco semanas desde que partimos de Sudáfrica fue mágico…

_DSC1478

… aunque las vistas que nos encontramos fueron bien distintas que las de hace cinco siglos.

En vez de selva y vegetación se presentaba ante nosotros una jungla de cemento y hormigón, que después de tantos días en el mar, me dió tanto miedo como respeto.

¿¿Y ahí tengo yo que montar en bici??,-uufffff….

_DSC1462

Enfermedades

Enfermedades

Sin duda el problema más grande al que he tenido que enfrentarme han sido las enfermedades.

Por suerte no han sido muchas las veces que me he puesto enfermo.Sin ir más lejos estuve casi los primeros 4 años de viaje sin enfermar ni una sola vez y eso que alguna noche acampé a -42℃ o bebía agua de los grifos en la India.

Tendrá que ver  la buena alimentación y la condición física en la que me encontraba con tanta bicicleta que me hacia tener mas y mejores defensas.Podría ser.

Pero hay ciertas enfermedades en las que el evitarlas esta fuera de nuestro alcance , como la malaria, donde depende del gusto de un mosquito y que seas tu el elegido como su cena.

Este mosquito, el anopheles, al picarte te deja un parásito en la sangre que rápidamente va a al hígado a reproducirse, y de ahí de nuevo al torrente sanguíneo en cantidades cada vez mas numerosas atacando a los glóbulos rojos.De ahí que  los brotes se hagan cada vez mas fuertes.

Si nunca has estado en contacto con esta enfermedad y no tienes medicamentos a mano, es muy probable que el final de la historia sea la muerte, pero si tienes los medicamentos a mano y los tomas a tiempo puede ser tan pasajero como una gripe.

Lo malo de todo esto es que el cuerpo se debilita,especialmente la sangre,por eso que después de mis dos ultimas malarias enfermé rápidamente de la fiebre tifoidea.

El cuerpo estaba débil y ni las vacunas hacían efecto.

La fiebre tifoidea es una enfermedad que también puede ser mortal si no la tratas a tiempo,aunque por suerte es una enfermedad mucho más lenta y menos agresiva a corto plazo, aunque requiere ,eso si ,de una recuperación mucho más lenta y diez días de antibióticos.

La bacteria del tifus te come las paredes del intestino, y estas tardan mucho en recuperarse, a la vez que un intestino más debil y dañado no puede trabajar con normalidad, y hace que tu cuerpo se encuentre especialmente débil.

Esta no es la condición más apropiada para seguir montando en bicleta por África,por eso que hice una larga parada en el lago Malawi.

Estas enfermedades requieren mucha atención y cuidados, ya que la salud es lo que te permite estar viajando, y si esta falla, todo se termina.

Es más de un año desde la ultima vez que me puse malo,y de todo esto solo me quedan unas pequeñas secuelas en los oídos.

Un zumbido constante en el tímpano al ritmo de los latidos del corazón que solo molesta cuando estoy en el más pleno silencio.Dice el otorrino que es para toda la vida.

Y son en esas noches cuando antes disfrutaba del más pleno silencio que pienso que tendría que haber tenido más cuidado.

Sin miedo.

Pero más cuidado.

Nairobi

Nairobi

Me encontré esa estampa tan típica de las películas donde al atardecer tras una acacia o un baobab se pone ese majestuoso y rojo sol  en el horizonte…

_DSC7553

Grandes y áridas llanuras donde con el paso de los días las sombras eran escasas y a la hora de la siesta no podía dejar escapar cualquier oportunidad…

_DSC0053

…y los pocos arboles que había servían para colgar la bolsa de agua y regalarme una ducha a la hora de acampar…

_DSC9906 800px

En lugares diferentes pero  siempre bajo el mismo techo…

_DSC9922 800px

Me adentraba en tierra de los Masaai y éstos aparecían de vez en cuando  junto a su ganado…

_DSC0155

Días más tarde me volví a encontrar con Charly Sinewan a los pies del Kilimanjaro y desde allí haríamos nuestro ultimo día juntos hasta la frontera con Kenya, donde nos tocaría despedirnos…

11737800_400074233523236_3876415801982428817_n

Después de transitar por senderos y carreteras tranquilas encontré finalmente y desgraciadamente  la carretera principal del país que une la ciudad portuaria de Mombasa con Nairobi.

Mucho tráfico y conductores temerarios a los que parecía  importarles muy poco la vida de los demás, especialmente la de este ciclista.

Con mi caballo de hierro  tuve que saltar fuera de la carretera  en más de una ocasión para evitar que algún conductor me llevara por delante al invadir mi carril en un adelantamiento, pero aun así, llegué feliz y pletórico a Nairobi.

En este video de Charly Sinewan podeis verlo sobre una moto.Imaginaros entonces con una bici…

 

Coincidió mi llegada con la de Barak Obama y la ciudad prometía ser un auténtico caos. Las extremas medidas de seguridad que se habían puesto en marcha para la visita del presidente americano colapsaron completamente la ciudad, y tuve miedo en volver a ser confundido  con un terrorista ya que la amenaza más importante venía de los islamistas de la vecina Somalia, pero no fue así y me encontré con una ciudad civilizada y una policía fácil y amable.

La ciudad más allá de los suburbios tiene poco encanto y vida africana, donde la vida de esta ciudad se centra en algunos de los muchos centros comerciales donde pude disfrutar de los aires acondicionados y estanterías llenas de diferentes productos en los supermercados.

En las calles se veían infinidad de carteles dirigidos a Obama: “Bienvenido a casa” y cada movimiento de su visita fue televisada.

El último día vi a varias personas hipnotizadas mirando una televisión donde la imagen del Air Force One iba desapareciendo  en el cielo a al despegar hacia su siguiente parad, Etiopía.

Los   miraban con pena como su hijo predilecto volvía a abandonar su tierra.

En otro momento vi el emotivo y bonito discurso que dio Obama en la Universidad de Nairobi, y reconozco, que acabó cayéndome mejor este gran predicador.

Un discurso muy critico pero muy motivador, donde puso énfasis en acabar con la corrupción, la igualdad de la mujer y el desarrollo.

Noté una gran diferencia con el resto de países y vi en sus ciudadanos grandes ganas  por mejorar, por crecer, por aprender, por desarrollarse.

Vi , por primera vez, esperanza en este continente que parece haber sido el resultado del empeño que se ha puesto en la educación.

“No podemos echar la culpa toda la vida a la colonización”-me dijo un estudiante.

Y después de unos días de comodidades y despedirme de Charly continué hacia el este, dirección Uganda.

 

 

Por fin Charly Sinewan

Por fin Charly Sinewan

Hacía  tiempo que le venía siguiendo la pista a Charly Sinewan.

Los dos viajábamos por África.Los dos sobre dos ruedas.El en moto y yo en bicicleta,y a pesar de eso ,parecía que a la misma velocidad.

Tenía muchas ganas de conocer a esa persona que a pesar de moverse  en un vehículo motorizado viajaba sin fechas,sin prisas y sin metas.

Las ultimas noticias que tenía de él era que se encontraba en un carguero de camino a Tanzania  en algún lugar del océano indico entre Madagascar y el África continental.Tuve la grandísima suerte de aparecer en Dar es Salaam al mismo tiempo que el.

Dios los cría y ellos se juntan.

No nos conocíamos personalmente pero no fue difícil reconocerlo en el puerto cuando  entre una gran multitud apareció  con su inseparable BMW.

De  todos los videos y fotos que ya había visto de él era como si  le hubiera conocido con anterioridad en persona.

Aun más cuando al saludarnos nos dimos un abrazo de esos que le das a un amigo de toda la vida al volver a verlo después de mucho tiempo.

Fuese como fuese queriamos viajar juntos por un tiempo,y los siguientes sobre un mapa dibujamos y  planeamos la ruta.

Nuestro primer destino era bastante llamativo: Tanga.

Yo saldría unos días antes y el me alcanzaría días más tarde,así partiendo la ruta en diferentes etapas.

Lo bueno de viajar con una persona como Charly no es solo compartir ruta con una de las mejores personas que te puede regalar el camino, sino que al final del día te llevas de recuerdo un precioso reportaje.

Nada mejor que veáis el video para que me deis la razón, y suscribiros a su canal de Youtube que bien merece la pena…